Tras dirigir el Ángelus por video, el papa da bendición desde ventana

El papa Francisco aparece en un monitor de video en la Plaza de San Pedro mientras reza el Ángelus desde su biblioteca en el Palacio Apostólico en el Vaticano el 8 de marzo de 2020. Como precaución para evitar la propagación del coronavirus, el Ángelus fue transmitido por video en monitores en la Plaza de San Pedro. Después, el papa se acercó a la ventana de su estudio para saludar a la gente en la plaza. Foto CNS-Paul Haring

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El Vaticano transmitió la oración del Ángelus dirigida por el papa Francisco por videoconferencia, y no desde la ventana del cuarto que ve hacia la Plaza de San Pedro el 8 de marzo, pero el pontífice se asomó a ventana para saludar y bendecir a los peregrinos que llegaron de todos modos.

El Vaticano había anunciado un día antes que la oración del Ángelus y la audiencia general semanal del papa del 11 de marzo se transmitirán en vivo desde la biblioteca del palacio pontificio “para evitar el riesgo de propagar el COVID-19 (coronavirus)”, especialmente dada la muchedumbre de personas que se congrega en los puestos de control de seguridad al entrar a la plaza.

El gobierno italiano y los servicios de salud estatales de la Ciudad del Vaticano han pedido a las personas en todo el país que eviten grandes aglomeraciones de personas, especialmente en lugares interiores, y que mantengan una distancia de un metro entre las personas en público con la esperanza de frenar la propagación del virus.

Siguiendo el ejemplo del gobierno italiano, el Vaticano también anunció el 8 de marzo que los Museos Vaticanos, la necrópolis bajo la Basílica de San Pedro y la villa papal en Castel Gandolfo permanecerían cerrados hasta el 3 de abril para reducir grupos de personas.

El papa Francisco comenzó su discurso en el Ángelus reconociendo que “es extraña esta oración del Ángelus, con un papa enjaulado en la biblioteca. Pero yo los veo y estoy cerca”.

“Estoy cerca en oración con las personas que sufren la actual epidemia de coronavirus y todos aquellos que los están cuidando”, dijo el papa. “Me uno a mis hermanos obispos para alentar a los fieles a vivir este momento difícil con la fuerza de la fe, la certeza de la esperanza y el fervor de la caridad”.

Que el tiempo de Cuaresma nos ayude a todos a dar un sentido evangélico también a este tiempo de prueba y de dolor, dijo el papa.

Después de sus servicios del Miércoles de Ceniza el 26 de febrero, el papa Francisco comenzó a cancelar eventos debido a un resfriado, según la oficina de prensa del Vaticano. Aunque no tosía durante el Ángelus del 8 de marzo y aunque su voz no era tan ronca como lo había sido, el micrófono percibió el sonido de un silbido.

La tradición del papa de recitar el Ángelus con feligreses en la Plaza de San Pedro comenzó con el papa Pío XII en 1954; Había hecho una transmisión especial de radio del Ángelus en la fiesta de la Asunción, el 15 de agosto de ese año, y decidió que era una práctica que quería expandir.

Desde entonces, los papas han mantenido la cita del domingo al mediodía, excepto cuando viajan o, en el caso de san Juan Pablo II, cuando fue hospitalizado. Sin embargo, incluso después de recibir un disparo el 13 de mayo de 1981, grabó un breve mensaje que fue transmitido en la Plaza de San Pedro.

En su discurso principal del Ángelus el 8 de marzo, el papa Francisco habló sobre el relato evangélico del día sobre la Transfiguración.

Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan al monte Tabor con él; “El privilegio de estar en la Transfiguración estaba reservado para ellos” y no para los doce apóstoles, señaló el papa. “¿Pero por qué elige a los tres? ¿Porque son los más santos? No. Sin embargo, Pedro, a la hora de la prueba, lo negará; y los dos hermanos Santiago y Juan pedirán ser los primeros en entrar a su reino”.

“Jesús, no obstante, no elige según nuestro criterio, sino según su plan de amor”, dijo el papa. “El amor de Jesús no tiene medida”.