Durante jueves santo, el papa da gracias a Dios por sacerdotes del mundo

El papa Francisco celebra la Misa de la Cena del Señor el 9 de abril de 2020 en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Foto CNS-Vatican Media

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Al no poder invitar a los sacerdotes de Roma a celebrar el Jueves Santo en la Basílica de San Pedro, el papa Francisco agradeció a todos los sacerdotes por su servicio y dijo que los que han muerto ministrando a los enfermos, igual que los trabajadores de la salud, ahora forman parte de la comunidad de “los santos de la puerta de al lado”.

Más de 60 sacerdotes han muerto de COVID-19 en Italia después de contraer el coronavirus mientras llevaban a cabo su ministerio ayudando a otros, dijo el papa durante la Misa de la Cena del Señor, transmitida por Vatican Media el 9 de abril.

Debido a la pandemia, las celebraciones litúrgicas con el papa se han reducido a lo esencial, eliminando o posponiendo ritos y celebraciones opcionales.

Para el Jueves Santo, la Misa Crismal con los sacerdotes de Roma se pospuso para una fecha posterior no especificada; se omitió el ritual opcional de lavado de pies; y también se omitió la tradicional procesión con el Santísimo Sacramento al final de la misa, con la Eucaristía colocada directamente en el tabernáculo.

En el pasado, el papa Francisco ha celebrado la Misa del Jueves Santo en centros de detención, centros de rehabilitación y con refugiados.

Este año, el papa presidió la misa en la basílica enorme y vacía con unos cuantos diáconos y sacerdotes asistentes, un coro y congregación pequeña de aproximadamente una docena de personas, incluido el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la basílica.

Debido a que el Jueves Santo suele ser el día en que los sacerdotes renuevan sus votos sacerdotales en la Misa Crismal, el papa Francisco dijo que no podía dejar pasar la Misa de la Cena del Señor sin recordar a los sacerdotes del mundo.

“Hoy, todos ustedes, hermanos sacerdotes, están aquí conmigo en el altar”, dijo en su homilía.

El papa dijo que llevaba consigo, en su corazón, a todos los sacerdotes, comenzando por aquellos que ofrecen sus vidas por el Señor; los que son sirvientes; y aquellos que son misioneros, llevando el Evangelio a tierras lejanas, donde algunos morirán.

El papa dijo que estaba pensando en esos sacerdotes que ministran a las personas en pequeñas aldeas, tomándose el tiempo para conocerlos a todos. Dijo que un sacerdote que conocía era tan cercano a su gente, que incluso sabía los nombres de los perros.

Dijo que otros que mantenía cerca en su corazón eran todos esos sacerdotes que soportan insultos cuando están en público debido a las “cosas terribles” que otros sacerdotes han hecho.

También en su corazón, dijo, lleva a “sacerdotes pecadores, que junto con los obispos pecadores y un papa pecador, no se olvidan de pedir perdón. Aprenden a perdonar porque saben que necesitan pedir perdón y perdonar. Nosotros somos todos pecadores”.

Dijo que estaba pensando en todos esos sacerdotes que están experimentando una crisis personal y están en un lugar de “oscuridad”, sin saber qué hacer.

En declaraciones a todos los sacerdotes, el papa Francisco dijo: “Tengo una cosa que decir: no sean tercos como Pedro. Deja que te lave los pies. El Señor es tu siervo. Él está cerca de ti para darte fuerzas, para lavar tus pies”.

Cuando uno comprende la necesidad de ser limpiado por el Señor, se convertirá en “un gran perdonador. Perdonen a la gente”, tengan un gran corazón, no tengan miedo, dijo.

Si hay dudas, “miren a Cristo”, que ofrece perdón para todos. “Como has perdonado, serás perdonado”, dijo a los sacerdotes.

“Doy gracias a Dios por ustedes, sacerdotes. Jesús los ama. Solo les pide que lo dejen lavar sus pies”, dijo.

En las oraciones de los fieles, se le pidió a Dios que sostenga a todos los que sufren y que ayude a “los líderes gobernantes a buscar el verdadero bien y la gente a redescubrir la esperanza y la paz”.

Otra petición le pidió a Dios que “consuele a una humanidad afligida con la certeza de su victoria sobre el mal, para sanar a los enfermos, consolar a los pobres y liberar a todos de epidemias, violencia y egoísmo”.

En exhibición, como se ha hecho en las ceremonias anteriores, estaban el ícono “Salus Populi Romani” (salud del pueblo romano) y el “Crucifijo milagroso”, normalmente alojado en la Iglesia de San Marcelo. A lo largo de los siglos, el icono y el crucifijo se han asociado con intervenciones milagrosas para salvar la ciudad y su gente.